martes, 16 de septiembre de 2014

A veces la vida nos invita a dar un salto.

"And if he wants to leave
 then let him leave.
 You are terrifying 
 and strange and beautiful
 something not everyone knows how to love."

—Warsan Shire







Creo que lo que nos pasó es algo muy parecido a cuando llevas toda la vida llamándole zanahoria a los pepinos, y cuando al fin tienes una verdadera zanahoria enfrente no la sabes reconocer.

Quizá lo que nos pasó es que la estupidez humana tiene mayor alcance del que soy capaz de aceptar y cuando te dije que para construir una relación debemos estar dispuestos a ensuciarnos las manos, elegiste la pulcritud de tu soledad al caos de mi compañía.

A lo mejor es mentira que el amor no tiene edad y no somos más que una patética versión moderna de Peter Pan y Wendy.

Quizá, a lo mejor, creo yo.

Sólo sé que a veces la vida nos invita a dar un salto, y en ese momento, quizás, lo importante no es saber dónde vamos a caer, sino con quién decidiremos lanzarnos al vacío.

Y posiblemente querrás sostener mi mano para saltar, y probablemente ya no la encuentres.

Porque aunque no lo tengas claro, yo soy la zanahoria.

Yo soy la maldita zanahoria.

26 comentarios:

  1. yo soy la maldita zanahoria...

    ResponderEliminar
  2. No dudo que seas una zanahoria también. Te bautizo como la maldita zanahoria anónima :)

    ResponderEliminar
  3. Siempre tienes esas palabras que necesito para calmar mi alma. Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Para mí es un honor, Carmen. Gracias a ti.
    ¡Abrazos! :)

    ResponderEliminar
  5. Mujer, pero me robaste una historia de la cabeza. Que alegría contigo, esto da para un buen rato hablando.

    Alberto R.

    ResponderEliminar
  6. PERDON QUE LO MANDE TANTAS VECES... JAJAJAJAJAA, no sabia que lo tenias que aprobar, un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¡Alberto! TE EXTRAÑO PILAS. Mándalo 700 veces que tú quieras, que sólo aprobaré uno jajaja.

    Tequieroytetraño. Cuando volvamos a coincidir en la media isla hablaremos de este tema y otros clásicos existenciales albernadísticos. Te lo prometo :)

    ¡Otro abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Sí, solemos acobardarnos cuando tenemos la oportunidad de vivir de a dos nuestros días. Nos quedamos con lo conocido, que suele ser lo más cómodo y fácil. Pero al final... es lo más incómodo que hay, porque el vacío de no jugarte el pescuezo por alguien, te ronda en la memoria y en la piel lo que te resta de existencia.

    ResponderEliminar
  9. Estoy completamente de acuerdo, Ale. Ese es uno de mis miedos, dejar de arriesgarme y que luego me pese para toda la vida. Soy muy miedosa, pero creo que el amor logra sacarme un poco lo valiente.

    Pero un poquito na' ma'.

    Todavía me falta.

    ResponderEliminar
  10. A veces siento que eres la voz en off de mi conciencia o que narras mi Vida. Love it!! Besos, Lissa C.

    ResponderEliminar
  11. Jajaja! Maybe I am ;)
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  12. Respuestas
    1. Dicen que no vemos las cosas como son, las vemos como somos. Así es que aquí la persona increíble seguramente eres tú :)

      Eliminar
  13. No tengo que repetirte que es como si dieras en el clavo aun no estando conmigo...

    Por enésima vez, por piedad llega, para vernos aunque sea una vez al mes y para darte el mega abrazo de despee/bienvenida (viste! dos en uno!)

    Muaaaaah

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te dije, deben esperarme como los cristianos esperan la venida del Señor. ¡Cristo viene pronto! Nadie sabe cuándo, pero viene pronto, jaja :D

      Guárdame ese abrazo bien, que te lo voy a cobrar cuando vuelva a la isla.

      ¡Un besito! :*

      Eliminar
  14. De nada sirve ser zanahoria si los demás te ven como pepino, sólo quien prueba tu zumo puede empezar a diferenciar.
    Deja que prueben.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Me gusta tu punto de vista, María. Dejar que prueben. Dejar que experimenten aquello que sus ojos no pueden ver :)

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  16. Soy nueva por tu blog. He echado un vistazo a tus publicaciones y me han gustado bastante.

    Para gustos, colores. Quién quiera pepinos, que coma pepinos. Tú eres la zanahoria y debes gustarte a ti más que a nadie, sólo así dejarás de ser la maldita zanahoria para sentir el orgullo de ser lo que somos.

    besos

    ResponderEliminar
  17. ¡Gracias!

    Creo que cuesta mucho desprenderse de la necesidad de que otros nos validen para sentirnos valiosos. Es una decisión diaria y un trabajo personal arduo. Pero ahí lo voy llevando, hay mejores y peores días, jaja.

    Bienvenida al blog, siéntete como en tu casa :)

    ResponderEliminar
  18. Puestos a ser zanahorias, no seamos zanahorias cualesquiera y disfrutemos compartiendo la vitamina que tan buen color nos otorga.

    Un abrazo cargado de betacarotenos literarios.

    ResponderEliminar
  19. Jajaja. Un abrazo, Juan Carlos. ¡Bienvenido! :)

    ResponderEliminar
  20. Una sensación que desde un buen tiempo no experimentaba y que me ha brindado este post: "Aspirar profundamente, sostener el aire y decir Waooo".

    Cuanto en que reflexionar.

    ResponderEliminar
  21. Gracias, Alguien.
    Me honran mucho tus palabras.

    Abrazos :)

    ResponderEliminar
  22. Hay gente que olvida pronto sus orígenes.

    ResponderEliminar
  23. Súper identificada con tus escritos!! Adoro tu blog! Éxitos!!

    ResponderEliminar
  24. Muchísimas gracias, RV :)
    Mi blog está siempre a tu orden.

    ResponderEliminar