Sobre la autora

La mente retorcida tras este blog



"Prefiero lo ridículo de escribir poemas
a lo ridículo de no escribirlos."

— W. Szymborska


Publicista apasionada de la literatura y los idiomas. A los 8 años me enamoré de los libros y desde entonces no he parado de leer ni escribir. No tengo otra opción. Esta es mi manera de existir, mi método personal para descifrar el universo.

Mi cabeza es un circo, mi corazón es casa de locos. Fiel creyente de que la vida es demasiado corta para peinarse todos los días y demasiado larga para no intentar ser feliz. Me dan miedo la oscuridad y los días de tormenta. Como helado por lo menos una vez a la semana. Adicta a la cafeína y a las buenas conversaciones. Si las botellas de vino hablaran, mis amigos y yo estuviésemos jodidos. Creo en el poder del pintalabios rojo, en decirles que las quieres a las personas que quieres, en que los buenos somos más. Me debilitan los auténticos, amo la espontaneidad, prefiero subir por las escaleras que esperar a que llegue el ascensor.

Poseo una predilección innata por escritores suicidas. Nunca tuve amigos imaginarios, tuve autores y un montón de libros. Tuve amigos reales, pero también tuve lápiz y papel. El mundo estaba ahí, y yo en el mundo y las palabras en mí. Mis manos eran un puente por el cual transitaban de la dimensión ilusoria a la material.
 
Supongo que cuando me alfabetizaron pusieron entre mis dedos, tal vez sin saberlo, un poquito de magia...

La idea de crear este blog surgió porque alguien me convenció de que había gente ahí afuera que necesitaba mis palabras, sin saber que era yo la que necesitaba de las palabras y la simple existencia de todo aquel que se ha tropezado conmigo en este espacio. Así es que gracias por darme la oportunidad de compartir este circo, de mostrarme que en el manicomio de mi corazón todavía caben más locos.

Un día se me ocurrió que quería salvar el mundo, me paré de la cama... y me senté a escribir.

10 comentarios:

  1. ¡Hola, María! Gracias a ti, de corazón. Bienvenida al blog :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, gracias, gracias! Tus letras irradian más que luz. Dios esconde en ti un gran propósito.

    ResponderEliminar
  3. Que así sea, María. Gracias a ti por tus palabras.
    Nos seguimos leyendo. :)

    ResponderEliminar
  4. Excelente presentación!. Me gusto esto de "la vida es muy corta para peinarse todos los días".... por eso uso el pelo muy corto (aunque también lo hago porque lo tengo muy corto!!. Saludos desde Paraguay y gracias Lyn Glass por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, César! Bienvenido al circo. Aquí está permitido andar despeinados ;)

      Eliminar
  5. Gracias por responder Nadia, aqui comparto algunas ideas...http://cespala.blogspot.com/2015/02/la-palabra-elemento-para-el-exito.html y mi esposa Carla que es artista anda por ahí también pintando abstractos y mundos imaginarios o muy reales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me pasaré por tu blog. Thanks for sharing :)

      Eliminar
  6. Nadia Alejandra, te descubro ahora, Que linda eres en todo sentido. Me siento en ti. Lo de volver a Santo Domingo me ha llegado al alma. Yo estoy regresando. Lo necesito = necesito la anaconda desgarrandome las entranas. Ya sabes. Quien se cria con veneno, veneno le sirve de alimento y yo ya no soporto una nevada mas ni una matita de pino mas ni un gringo mas ni un inmigrante indocumentado mas. Ya tienes el escenario. Te escribire nuevamente en dos meses, ya veremos si me suicido o que tal si abro un blog para compartir la experiencia de un regreso ansiado, temido, esperanzador y aterrorizante.

    Un abrazo hermana. Apesar de la distancia geografica y generacional, siento que hemos comido del mismo plato.
    ]
    virginia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te doy la bienvenida, Virginia. A este blog y a este pedacito de isla. Entre las opciones que planteas, elige abrir un blog por favor ¡me encantaría leerte!

      Regresar es difícil, pero hay algo de hermoso también en volver al centro, a la raíz. Cada día estoy más convencida de eso de que el universo te pone exactamente donde te necesita. Sé que todo te saldrá bien, sólo sentimos miedo cuando estamos frente a algo importante, así es que ese sentimiento "aterrorizante" que describes seguramente es buena señal.

      ¡Otro abrazo! Mil gracias por tus palabras. Espero que pases por aquí a contarme sobre tu regreso :)

      Eliminar